Contenido principal del artículo

Lo que Rodrik nos cuenta en su confesión no es el resultado inevitable de haber encontrado el mejor camino hacia el conocimiento en economía. Tampocode la indiscutible fluidez y contingencia de la vida social. Es el resultado de las preferencias de los economistas académicos por el tipo de modelos analíticosde equilibrio que requieren ser reparados una y otra vez para dar cuenta de los muchos fenómenos que no pueden cubrir en su forma analítica y simple de hoy.Y de la evolución de las relaciones de poder y conocimiento en la academia yen la política en las últimas décadas. Algo que, por supuesto, no tenía por quéadmitir Rodrik en su elegante confesión.

Boris Salazar Trujillo

Economista. Magíster en Economía. Docente e investigador de la Universidad del Valle, Cali, Colombia.
Salazar Trujillo, B. (2017). La confesión de un economista. Sociedad Y Economía, (32), 243–250. https://doi.org/10.25100/sye.v0i32.3886